h1

El Faro de Cabo Rojo

25 julio, 2010

El buscador Bing publica hoy una foto maravillosa del Faro Cabo Rojo, que se encuentra en Costa Rica. Adjuntamos dicha foto y un artículo del diario local Punta Jaguey, una península en la que se encuentra el faro.

Parece un panorama extraído de las costas del Mar Mediterráneo, pero no lo es.  Este pequeño paraíso es aquí, en la Isla del Encanto.

Se trata de la llamada Punta Jagüey en Cabo Rojo, una pequeña península al Suroeste de Puerto Rico, cuya riqueza natural atrae anualmente a miles de turistas, deportistas y hasta fauna de todo el orbe.

Posee una de las vistas panorámicas más espectaculares por la combinación de sus farallones o morrillos, el litoral costero y hasta la línea donde se confunde el cielo con el mar.

Incluso, desde su punto más alto pueden apreciarse algunos de sus humedales, lagunas, bahías, playas y playuelas de diversos tonos de azul. Todo en una sola mirada.

Más aun, se pueden apreciar los arenales salinos de tonalidades rojizas y rosadas, que dan nombre a este municipio.

Con suerte desde sus morrillos y puentes de piedra puede hasta divisar manatíes y delfines que transitan por sus cálidas aguas.

El Faro

Pero además de la encantadora y relajante vista natural, la región occidental de la península resguarda un edificio construido por el hombre, El Faro de los Morrillos.

Este fue el segundo faro en ser construido bajo la dominación española en 1882 y fue manejado por militares.

Se dice que los primeros torreros fueron José Pérez Barrios y Eugenio Fiol y sus respectivas familias.  En su interior habían dos residencias completas que constaban de sala, dos dormitorios, una cocina y un baño, cada una.

Todas las paredes originales fueron construidas en ladrillo y argamasa, hay paredes de hasta 44 pulgadas de ancho, se asegura.

El monumento ubica al final de la carretera PR-301 y abre al público de miércoles a domingo, de 9:00 de la mañana a 5:00 de la tarde.

“Siendo militares estaban entrenados para medir los mares abiertos, sus alumbrados, cómo guiar en el mar a otros y darle refugio a quien necesitara ayuda”, aseguró Pedro Guadalupe Lebrón, administrador auxiliar de este histórico edificio sobre las responsabilidades principales de los funcionarios que manejaban el Faro.

El faro fue diseñado por el ingeniero Enrique Gadea. La escalera -que aún permanece intacta- y su sistema de iluminación fue importado de Europa.

“Era una vida riesgosa. Para preservar la comida (estas familias) debían ir a diario a las salinas. Incluso para satisfacer sus necesidades personales debían caminar muchas millas de distancia. Era una vida bastante ajetreada”, dijo Guadalupe Lebrón recalcando lo apartado del lugar.

Anteriormente el faro era alumbrado con aceite de ballena o querosén. Hoy día este mecanismo funciona con electricidad, con un sistema de motor y transmisión. Su bombilla -de mil watts- se mantiene en funcionamiento las 24 horas del día.

En realidad son dos bombillas las que utiliza este potente instrumento, y se alternan en funcionamiento de manera automática cuando una de ellas ya ha cumplido su cometido. La Guardia Costanera -a quien en realidad pertenece- es la encargada de reemplazarlas.

“Todavía es útil y es punto clave de la zona, pues alumbra 18 millas náuticas”, continuó explicando el hábil guía.

En 1973 el faro quedó deshabitado y al poco tiempo clausurado.  Pero en 1995 el Municipio de Cabo Rojo ideó recons-truirlo a un costo de $4.5 millones y le devolvió su esplendor en 2002.

Para mayor disfrute y descanso, se le habilitaron varios salones con iniguala-ble vista y brisa marina.  Allí cada visitante puede hacer su lectura favorita o escoger entre leer el poema épico griego La odisea y la novela norteamericana Moby Dick, disponibles para uso.

Y esto como parte del proyecto de Arte Público donde la artista estadounidense Ann Hamilton empapeló las antiguas paredes con hojas de estas obras, precisamente por la relación con el mar.

Además, al vestíbulo principal se le dotó de fotos que datan de 1890 al 1975, reseñando lo que fue la estructura original y sus habitaciones.

El 22 de octubre de 1981 el Faro de Cabo Rojo fue incluido en el Registro Nacional de Lugares Históricos del Departamento del Interior de los Estados Unidos.

El camino para llegar hasta el Faro es pedregoso, pero de fácil acceso. No obstante, en un punto cercano debe dejar su vehículo de motor y continuar a pie cerca de 10 minutos a ritmo moderado.  A pesar de la riqueza acuática que la rodea, la zona es árida y calurosa. Si desea visitarlo, lleve consigo suficiente líquido.

El monumento ubica al final de la carretera PR-301 y abre al público de miércoles a domingo, de 9:00 de la mañana a 5:00 de la tarde.  Para mayor información puede comunicarse al 939-630-5180.

Vía Bing y La Perla del Sur

Anuncios

One comment

  1. Cabo Rojo es en Puerto rico, NO en Costa Rica.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: