Archive for 1 abril 2010

h1

Los checos mataron al telegrama

1 abril, 2010

Los ciudadanos tienen este miércoles la última posibilidad de enviar un telegrama en Chequia. La empresa Correos Checos cancela a partir del 1 de abril sus servicios de telégrafo que existieron y fueron ampliamente utilizados a lo largo de 160 años.

El mayor auge del telégrafo se registró en Chequia en los años 80 y 90 del siglo XX, cuando se enviaban anualmente millones de telegramas. En el año 1985, por ejemplo, fueron más de 9 millones. No obstante, durante el último decenio este servicio fue perdiendo de importancia. Mientras que en el año 2000 se enviaron en este país más de 120.000 telegramas todavía, el año pasado han sido sólo unos 22.000. El telégrafo ha sido desplazado por las nuevas tecnologías de comunicaciones, según recalcó para Radio Praga Marta Selicharová, portavoz de Correos Checos.

Además de su alto coste actual, el telégrafo resulta también lento en comparación con los servicios de comunicación modernos. La entrega de un telegrama se realiza de un día a otro y puede demorar incluso más de 24 horas, lo que en esta época de la comunicación inalámbrica es demasiado lento. Marta Selicharová afirma que a los clientes acostumbrados a utilizar el telégrafo, Correos Checos les ofrece otro servicio moderno.

“En vez de un telegrama, nuestros clientes pueden enviar una carta online a través de Correos Checos. Esta forma de comunicación la recomendamos especialmente a las empresas que solían enviar una gran cantidad de telegramas. El precio de las cartas online son unos 80 céntimos de euro y el mensaje llega a su destinatario mucho más rápido”.

Este servicio ha sido introducido en junio del año pasado y desde entonces han sido enviadas más de 7.000 cartas online. Correos Checos confía que este moderno modo de comunicación tendrá cada vez mayor acogida entre los ciudadanos, al igual que otras tecnologías de la información y la comunicación. Según apuntó Selicharová el telegrama, y a lo mejor pronto también las cartas clásicas, podrán verse así desde ya sólo en los museos.

Vía Radio Praha