h1

Día del Telegrafista en Bogotá

2 noviembre, 2008

Dos viejos artesanos en el arte de transcribir mensajes en clave morse aprovecharon para traer de nuevo lo mejor de su repertorio en cuanto a memorias y anécdotas de aquella época.

En los años 80 el telégrafo firmó su carta de defunción. Con él se fueron al olvido cientos de telegrafistas de provincia y otros que, como Héctor Díaz y Eugenio Maza, prestaron sus servicios en la Central de Telégrafos de Bogotá, cuando funcionó en el edificio Murillo Toro, en pleno centro de la ciudad.

Héctor es un hombre riguroso y de buen comer que nació hace 77 años en Capitanejo (Santander). Desde joven ejerció la telegrafía y, por su buen desempeño al frente del aparato de comunicación inventado en 1845 por el estadounidense Samuel Finley Breese Morse, fue trasladado a la capital.

Llegó en 1955 cuando el jefe de la Central de Telégrafos era Pedro Celestino Bohórquez. En ese entonces en esta oficina se recibían comunicaciones de corresponsales de todo el país.

“Fusagasugá era la línea más congestionada, pero la empresa tenía buenos empleados que facilitaban la tarea”, confiesa Díaz, mientras simula en el aire la manera como activaba el manipulador y paraba la oreja siempre pegada al sonante.

Por su parte, Eugenio Maza es un cartagenero buen conversador y dueño de un don cada vez más escaso: el de la palabra. Como ninguno, conoce la historia de la telegrafía en Colombia y relata que en 1873 se estableció en Bogotá la Escuela de Telegrafía para hombres, bajo la Dirección General de Correos, dependencia de la Secretaría de Guerra y Marina.

“Otro hecho curioso fue la construcción del edificio Murillo Toro, en la carrera Séptima entre calles 12A y 13. En este lugar funcionó durante mucho tiempo el colonial Claustro de Santo Domingo, y para desarrollar su edificación se creó una sobretasa de medio centavo que después se incrementó a un centavo”, señala Maza.

El amor en morse

Cuando el telégrafo era uno de los sistemas de comunicación más utilizados, las parejas de novios no dudaron en utilizarlo para expresar sus sentimientos a kilómetros de distancia.

Para ahorrar palabras, pues cada una costaba dos pesos, se volvió de uso corriente,el uso de abreviaturas. La más célebre fue la de abracaribes, que reducía a pocas letras la frase: abrazos, caricias y besos.

Fue famoso el telegrama enviado por dos humildes campesinas boyacenses llamadas Mercedes, de cariño Mechas y Nepomucena, de cariño Puna, que al final de un mensaje y para ahorrar caracteres firmaron su comunicación con la abreviatura de sus nombres. Se leía en letras de imprenta: Mechupouna.

Algunos telegrafistas quedaban en silencio cada vez que recibían un mensaje coronado con el acrónimo: MintelégrafosBogotá. Era la señal de que a su destinatario lo habían declarado insubsistente.

365 los pesos que recibía mensualmente un telegrafista en Bogotá en los años 50. Había dos turnos: 8 a.m a 1 p.m y 7 p.m a 10 p.m.

Telegramas curiosos

En una empresa de la magnitud del telégrafo, no todos los operarios adquirían la misma destreza. La alteración de mensajes estuvo a punto de causar tragedias. Presentamos algunos ejemplos:

En una ocasión le llegó un telegrama al Alcalde de Moniquirá (Boyacá), que causó estupor. El mensaje decía:

“Alcalde Moniquirá. Si es hombre valor confianza pegue tiro gobernador. Fdo. Ministro Guerra.”

Preocupado el Alcalde ante semejante orden perentoria se dirigió a la empresa de telégrafos con el propósito de que le confirmaran semejante mensaje. Días después llegó el mensaje solicitado.

“Alcalde Moniquirá. Si es conforme valor fianza pague giro. Servidor. Fdo. Mamerto Guerra.”

El siguiente telegrama le fue enviado al general Rafael Reyes por un miembro del Concejo Municipal de la provincia de Gómez Méndez, en Antioquia. “El general Reyes debe mandar mientras viva. Y en caso de muerte, sus huesos deben ser embalsamados y conservados en Palacio para terror y espanto de sus enemigos y contrarios”.

FABIÁN FORERO BARÓN
REDACTOR DE EL TIEMPO

Vía El Tiempo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: