Archive for 28 septiembre 2007

h1

Filtro antiporno Reveal

28 septiembre, 2007

El filtro antiporno Reveal es gratuito pero viene en francés e inglés, según el deseo del usuario.

Este programa permite actualizar el diccionario de páginas web de contenido pornográfico. Esta particularmente orientado a empresas que consideran que sus computadoras personales están siendo utilizadas para almacenar y distribuir ese material.

En otro orden, Reveal puede ser utilizado para generar una lista de racismo, violencia, odio, organizando de manera individual el diccionario de cada tópico. Para acceder a Reveal debes entrar aquí.

Anuncios
h1

La NASA lanzó la sonda Down

27 septiembre, 2007

La NASA lanzó desde Cabo Cañaveral la sonda Down que realizará un viaje de ocho años para llegar al planetaCeres y al asteroide Vesta.

La sonda lleva cámaras multiespectrales que permitirán tomar fotografías muy de cerca de un asteroide. El viaje tendrá una extensión de 5.000 millones de kilómetros y se espera que en agosto de 2011 la sonda llegue a Vesta y a Ceres cuatro años más tarde.

h1

Satélites contra las rocas espaciales

24 septiembre, 2007

El meteorito que cayó en la localidad peruana de Puno dejando un cráter de 30 metros de diámetro y olores nauseabundos que descompusieron a los habitantes del lugar reavivaron las noticias sobre misiones de satélites que impedirían que los meteoritos o residuos estelares impacten sobre el planeta tierra.

Uno de los proyectos es el europeo denominado Don Quijote. Esta misión consta de dos fases: en la primera el satélite estudiaría el meteorito cercano a la tierra, su velocidad, masa, campo gravitatorio. En la segunda fase el satélite iría al encuentro del meteorito y lo haría estallar antes de que impacte contra el planeta tierra.

h1

Lanzan tercer satélite chino-brasileño

23 septiembre, 2007

El tercer Satélite Chinobrasileño de Recursos Terrestres (CBERS-2B) fue lanzado al espacio con éxito a las 03:26 GMT en la base china de Tayuan, a unos 400 kilómetros de Pekín, informó la agencia oficial ABR.

En declaraciones a la agencia, el ministro brasileño de Ciencia y Tecnología, Sergio Rezende, se manifestó complacido por el éxito del proyecto y reveló que China tiene interés en ampliar la cooperación con Brasil en el sector espacial, que consideran como “estratégica”.

“Los chinos tienen un dominio muy grande de la tecnología. Nosotros dominamos parte de ella, y trabajar con los chinos será muy importante para nosotros”, expresó.

El CBERS-2B es un satélite de observación de la superficie terrestre que contribuirá al monitoreo de la deforestación en la Amazonia brasileña, así como a la vigilancia sobre el tráfico de drogas en las regiones de frontera.

Este ha sido el tercer satélite lanzado en el marco del acuerdo de cooperación espacial firmado entre Brasil y China en 1988, pero que no empezó a concretarse hasta 1999, cuando fue lanzado el CBERS-1.

El acuerdo, ampliado en 1995 durante una visita el ex presidente Fernando Henrique Cardoso a Pekín, contempla la construcción y lanzamiento conjuntos de otros dos satélites.

Vía LaFlecha

h1

El Gran Hermano vigilará aún más

23 septiembre, 2007

Los gobiernos de Estados Unidos y el Reino Unido están desarrollando aparatos cada vez más sofisticados para vigilar de cerca a los ciudadanos.

Y cuando se trata de tecnología, EE.UU. parece determinado a seguir a la cabeza.

“Cinco nueve, cinco diez”, dice en voz alta uno de los estudiantes que participa en la investigación, tecleando en su computadora portátil para ajustar mi altura (en pies).

“Eso es lo que mide”, me notifica.

“Bueno, ahora lo estamos congelando”, grita otro de los estudiantes mirando a su pantalla. “Tenemos su altura, su huella, y el ADN de su andar”, agrega.

“¿El ADN de mi andar?”, interrumpo, e inconcientemente levanto la cabeza de tal forma que capturan mi rostro con la cámara.

“¿Tenemos eso?”, pregunta el profesor Rama Challap. “Nos basta con 30 cuadros -alrededor de un segundo- para conseguir una imagen con la que podamos trabajar”, explica.

Rastreando individuos

Me encontraba en la Universidad de Maryland, justo en las afueras de Washington DC, donde Challapa y su equipo desarrollan tecnología de punta en materia de vigilancia ciudadana.

Habían corrido los muebles en la sala de conferencias para que pudiera moverme para adelante y para atrás; y colocaron cámaras suficientes para alimentar su base de datos digital con mis señas.

El ADN de mi andar, por ejemplo, es un código que registra la forma específica en que camino.

Su meta es diseñar un sistema que permita unir un rostro a ese código, esa altura, esa masa corporal. Para que la identificación sea instantánea.

“Si usted camina entre el público, nosotros podremos rastrearlo”, dice el profesor, a través de elementos que “no necesitan de la cooperación de las personas”.

Desde los ataques del 11 de septiembre, muchas mentes brillantes en la industria de la defensa dejan de lado el rastro de los misiles nucleares y se abocan en cambio al de los individuos, para identificar por ejemplo a atacantes suicidas.

Una sociedad controlada

La siguiente parada fue una agencia del Pentágono en un edificio apagado en un suburbio en Virginia.

La Agencia de Proyectos Avanzados de Investigación de Defensa (Darpa, por su sigla en inglés), tiene una misión clara: asegurar que, cuando se trata de tecnología, EE.UU. vaya siempre a la cabeza.

Su historial es sorprendente. En la década de 1970, cuando aún escribíamos a máquina y copiábamos con carbónicos, Darpa avanzaba en Internet.

En la década de 1990, cuando todavía agujereábamos mapas, Darpa creaba la navegación satelital que ahora tenemos en los coches.

“Preguntamos a los líderes qué es lo que no los deja dormir”, dijo su entusiasta director Tony Tether. “Qué problemas enfrentan una vez que han dejado sus puestos”, agrega.

“¿Y cuáles son?”, pregunto.

Hizo una pausa, y puso la mano en el mentón. “Preferiría no decirle. Es información secreta”, responde.

Traducción

“Está bien, ¿podría decirme entonces en qué están trabajando hoy en día?”, contesto.

“Ah, el idioma”, dice muy seguro, chasqueando los dedos. “A menos que vayamos a entrenar a cada ciudadano estadounidense y soldado para que entienda 16 idiomas, debemos desarrollar una tecnología que les permita entender -en donde sea que estén- qué es lo que sucede a su alrededor”, afirma.

“Espero que en el futuro seamos capaces de mantener conversaciones; por ejemplo, yo le hablaré en inglés y usted en francés, y será natural”, dice.

“¿Y de la traducción se encarga la computadora?”, pregunto.

“Si. Todo por computadora”, asegura.

“Y esto de una sociedad totalmente vigilada, ¿es pura ciencia ficción?”, sigo.

“No, no es ciencia ficción. Estamos desarrollando un avión no tripulado -un UAV- que sobrevolará durante cinco años con cámaras, y responderá a las órdenes que se le den para vigilar por aquí y por allá”, indica.

“Esto se hace hasta cierto punto hoy por hoy en Bagdad. Pero es hacia donde nos dirigimos”, afirma.

Tecnología inteligente

Resulta interesante que nosotros, el público, no nos preocupemos. Las encuestas de opinión, tanto en EE.UU. como en el Reino Unido, revelan que el 75% quiere más y no menos vigilancia.

En algunas ciudades estadounidenses, como Nueva York o Chicago, se piensa seguir los pasos del Reino Unido, donde todos los movimientos son monitoreados de cerca por cuatro millones de cámaras de circuito cerrado (CCTV).

Hasta ahora no se han inventado aparatos que nos graben dentro de nuestras casas, pero incluso eso está por cambiar.

Ian Kitajima voló a Washington desde sus laboratorios en Hawaii para mostrarme tecnología que “siente a través de las paredes”.

“Cada individuo tiene un perfil distinto”, explicó Ian, mientras sostenía una caja rectangular verde que parece el control remoto de una televisión.

Utilizando ondas de radio, se apunta a un muro y el aparato dice si hay alguien del otro lado. Resulta que el cuerpo humano emite señales de radio tan fuertes que la cajita percibe el ritmo de la respiración y los latidos del corazón.

Su empresa, Oceanit, lo someterá a prueba con la Guardia Nacional Hawaiana en Irak el año que viene.

Percibiendo la amenaza

“Primero, permite saber si una persona está viva o muerta en el campo de batalla”, dijo Ian.

“Pero también muestra si una persona que se encuentra en determinada habitación va a hacerle daño, puesto que su corazón se acelera”, dice.

“Dentro de 10 años la tecnología será mucho más avanzada. Podremos escanear a la gente con una de estas cosas y saber qué está pensando”, afirma.

Me mira con curiosidad, notando mi aprensión.

“Sí, ya sé. Suena a Viaje a las Estrellas, pero es lo que se viene”, remata.

Vía BBC  Digital

h1

Suspenden antena de Telecom

18 septiembre, 2007

Se instaló en la terraza de un edificio del barrio de Retiro, en la Capital Federal de la Argentina, antes de que se completen los estudios de impacto ambiental. El vecino que inició la demanda denunció que dos personas habrían muerto por sus radiaciones. La Justicia en lo Contencioso de la ciudad sostuvo que “la prevención resulta de capital importancia en todo lo relativo al medio ambiente”.

Fallo completo: fallo-antena-gobierno.doc

Vía Diario Judicial

h1

Clarín y Telefónica, combate de fondo

15 septiembre, 2007

Una jueza argentina prohibió a las compañías telefónicas que prestar servicios de radiodifusión, en una medida polémica, fuera de toda razón tecnológica, que tiene como telón de fondo a las empresas monopólicas Clarín y Telefónica. Ambas buscan estar en un segmento de las telecomunicaciones, o en todos al mismo tiempo, desplazando a la competencia.

En este contexto, la decisión de Telefónica de ingresar en la transmisión televisiva por internet generó la reacción de la empresa periodística argentina que, también en su sector, ejercer una estructura vertical de organización que impide a la competencia poder mantenerse en el mismo sector.

Con buenas llegadas a los despachos oficiales y oficiosos, los dos grupos pelean no de frente, sino utilizando para ello los resortes del Estado, la justicia, los funcionarios del Poder Ejecutivo, los legisladores.

Todos intervienen sin discutir la cuestión central: puede cualquier empresa transmitir radio y televisión a partir de las nuevas tecnologías sin autorización de los Estados? ¿Hay un nuevo espacio telecomunicacional abierto a partir de los satélites y de Internet, donde nos estados no ejercen soberanía de manera individual?

Estas preguntas están dando vuelta en las cuestiones de fondo, más allá de las disputas miserables de las empresas monopólicas que buscan apropiarse de los bienes públicos,  esquilmar a los habitantes del país, impedir que las organizaciones sociales participen bajando los costos y llegando a toda la comunidad y extorsionar a los Estados.